" NO DAR DE COMER AL OSO " (Rachel Elliott)

En muchas ocasiones nos acercamos a un libro simplemente por la confianza que nos aporta la editorial o por lo atrayente de un título extraño. Hoy hablamos de " No dar de comer al oso" de Rachel Elliott, editado por Alba Contemporánea. 


Sydney no ha podido afrontar la muerte de su madre cuando ella tenía diez años; lo evade de tal forma que ni celebra su cumpleaños porque no se ve con fuerza para recordarla. Uno de sus cumpleaños decide acercarse a St. Ives, el lugar donde pasaban las vacaciones familiares, que hace años que no visita pero siempre recuerda, y que dibuja desde hace dos años. El pasado le atosiga, quizá desde demasiado joven tuvo que plantarle cara a la muerte.

La primera vez que veo un cadáver tengo ocho años. Mamá me lleva de la mano por Flannery´s , los grandes almacenes que visitamos todos los veranos. Antes de encontrar el cadáver, tenemos que comprarle a papá un regalo de cumpleaños.

Ruth —su pareja— ya ni siquiera le ofrece ponerle una tarta de cumpleaños a riesgo de que vuelva a rechazarla. Viven en planetas distintos; la primera, a sus 47 años, es amante del parkour y sigue entrenando muchas horas; esta última, profesora, con un ritmo de vida sencillo y rutinario. Tenemos también a su padre Howard y su hermano Jason, con quienes mantiene una relación bastante distante; demasiados silencios agolpados en la garganta producen en realidad un ruido ensordecedorY por otra parte, tenemos a Maria y Jon, un matrimonio que convive con su hija Belle, el ancla que les une a pesar de las muchas diferencias de la pareja. Jon es pintor, María trabaja en el hospital y Belle en una librería junto con su compañero Dexter, que también tiene un huequito en la historia.  

Algo excepcional unirá a ambas familias en un momento crucial de la vida de Sydney, haciendo que todos y cada uno de sus personajes se replanteen el rumbo de su vida, tras el influjo de una oleada de recuerdos que inunda a todos los presentes. ¿Soy feliz?, ¿cambiaría algo de mi vida?, ¿es hoy el momento de hacerlo?, son preguntas que los personajes se responderán a sí mismos buscando en su yo más profundo.

Cuando el camino de alguien cambia de rumbo, da una vuelta completa, dice él. Sí, eso es, No es que esa persona viaje hacia atrás, en absoluto, porque no existe el retroceso. Más bien, revisita todos los yoes que ha sido, y tiene entonces oportunidad de elegir quién ser y quién no ser. Es un momento muy especial en el camino de cada uno.

Elliot nos presenta en NO DAR DE COMER AL OSO una novela contemporánea de corte intimista, muy entretenida, regada de unos personajes perfilados minuciosamente a nivel psicológico, en tono melancólico. No había leído a la autora previamente, pero he salido satisfecha de esta lectura así que no descarto volver a leer algo más de su obra.

En el piso de arriba, Sydney se sienta en su escritorio y dibuja la infelicidad de Ruth, como un oso pardo y cabizbajo. Nunca se menciona a esta criatura, pero a veces ella oye cómo gatea en silencio por la casa, casi hasta siente su peso cuando sube la escalera. A decir verdad, será bueno alejarse del oso cuando vaya a la costa a pasar una semana de carrera libre y bocetos. ¿Es horrible pensar eso? Añade un cartel a su dibujo: NO DAR DE COMER AL OSO.

 

Puede que te interese ....

10 comentarios

  1. Hola,
    no conocía la novela y no me parece una mala opción pero no para ahora mismo. Me la llevo apuntada.
    Un beso, guapa

    ResponderEliminar
  2. Es curioso, justo ayer pensaba en el tema porque por las tardes me suelo encontrar con una compañera del instituto que perdió a su madre cuando tenía 7 años y ella se quedó a vivir con sus tíos porque su padre tenía otras cosas que hacer. Pensaba en que no le di muchas vueltas cuando me lo contaron (no éramos amigas, ella era del grupo guay y yo del de los raros), incluso me pareció bien pero ayer pensándolo me dio hasta rabia.
    El caso es que me gusta esta historia, por lo íntima sobre todo.
    Y sí, lo de los títulos también tiene su aquel. Aunque a mí algunos me repelen por completo como "Los asquerosos" y alguno más que he visto por ahí, en especial si tienen palabras malsonantes o me resultan agresivos. Siempre digo que al lector hay que tratarlo bien. Una manía.
    Eso, que no le daremos de comer al oso pero me llevo la historia.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Hola! No conocía el libro y aunque parece interesante no creo que sea una lectura para mí así que lo voy a dejar pasar. Gracias por tu reseña.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  4. Qué bonita reseña y qué tristeza encierran los personajes. No conocía el libro, lo apunto. Me gusta lo que dices.
    Besote

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola! Me alegra ver que ha sido una historia de la que has disfrutado. Personalmente no es una novela que me llame especialmente la atención, por lo que en esta ocasión prefiero dejarla pasar.

    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
  6. No suelo ser de novelas intimistas, pero con esta me has tentado. No la descarto para nada.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Llevaba ciendo este libro en la web de Alba muchísimo tiempo, pero creo que no había leído ninguna opinión hasta ahora. Si has quedado satisfecha ha cumplido su misión. No descarto leerla más adelante a ver qué tal.

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
  8. Hola, parece interesante y también bastante intensa, creo que no para lectura ligera pero sí para hacernos pensar, valorar etc. Un abrazo

    ResponderEliminar

Todos los comentarios respetuosos tiene cabida en este espacio.

Si eres nuevo seguidor, por favor, ponme el link del tuyo.